TDAH

Tratamiento multimodal

 

Existe consenso entre los profesionales de la salud mental sobre el trípode terapéutico:

1.      Tratamiento psicológico

2.      Psicoeducación (información al niño, a los padres y al maestro sobre las características del trastorno y pautas educativas específicas)

3.      Psicofármacos

La combinación entre tratamiento psicológico cognitivo-conductual y medicación ha dado los mejores resultados. Cuando el niño manifiesta problemas académicos debido al trastorno, es indicada la reeducación psicopedagógica.

Tanto el niño como la familia deben de atribuir las mejoras no sólo a la medicación sino a otros factores bajo su control; estrategias psicológicas de control (familia) y de autocontrol (niño). Cuando los objetivos psicoterapéuticos vayan siendo cumplidos el profesional tratante decidirá si la medicación debe de ser progresivamente disminuida.

Tratamiento psicológico

1.       Programas terapéuticos en grupo.

Los avances en el conocimiento del trastorno, sus características cognitivas y emocionales específicas han hecho proliferar los programas terapéuticos grupales dirigidos a mejorar la atención, el control de impulsos y la capacidad de tolerar las frustraciones. Así como, promover el autocontrol emocional, la autoestima equilibrada, las conductas pro-sociales, las habilidades sociales y de resolución de conflictos interpersonales.

Destacan los cursos de habilidades sociales y la terapia a través del deporte. Esta última cuenta con la ventaja de realizarse en un medio natural (grupo de niños) y estimulante (la práctica deportiva).

2.      Entrenamiento a padres en habilidades educativas.

En tanto que la educación y el clima familiar son uno de los principales factores de protección contra los trastornos mentales, todos los padres deben aprender técnicas educativas saludables para la educación de sus hijos, que los hagan sentirse seguros y eficaces en su función educativa.

Más aún, los padres de niños con TDAH que presentan dificultades específicas en el aprendizaje moral-emocional. Moral (interiorización de normas de relación interpersonal, lo que se puede hacer y lo que no) Emocional (dificultad en reconocer y expresar adecuadamente sus sentimientos).

3.      Psicoterapia individual para el niño y su familia.

La psicoterapia es una disciplina científica y el tratamiento psicológico por excelencia. Avalada por la OMS, está indicada para tratar el sufrimiento psíquico. Es el tratamiento de primer orden cuando existen trastornos o problemas afectivos (ansiedad – depresión), o de conducta. Tiene la ventaja de personalizar y profundizar en cada caso, como único e irrepetible.

El psicoterapeuta  (profesional de la salud específicamente formado en psicoterapia) actúa como entrenador personal (sistema de coaching) del niño para acompañarlo, motivarlo y orientarlo a enfrentarse a sus dificultades de forma creativa y saludable, construyendo estrategias (“truquis”) de autocontrol. Asimismo, el psicoterapeuta diseña junto a los padres un plan de acción específico para el niño y supervisa su aplicación en casa y en la escuela.

Aunque ha perdido peso ante la medicación y los programas grupales (que han tenido un auge en la última década), consideramos que la psicoterapia individual cognitivo-conductual (con los padres como co-terapeutas en casa) debe de volver a tomar el papel protagónico en el tratamiento psicológico del niño y el adolescente con TDAH.

 

El TDAH es un trastorno mental con importante impacto psicosocial.

 Estos niños eran antes los malcriados, los peleadores los gamberros, incluso hoy antes de ser diagnosticados son etiquetados con estos calificativos ya que su comportamiento es bastante molesto en casa y en la escuela. Los niños predominantemente inatentos dan la imagen de niños tontos, sin embargo su problema nada tiene que ver con falta de inteligencia.

Los padres se sienten angustiados y culpables, han hecho todo lo posible, han probado distintos métodos y nada parece funcionar. Suelen ser inteligentes y creativos. Sin embargo a menudo fracasan en la escuela. Las maestras se sienten muchas veces frustradas con niños que parecen no estar interesados, no seguir las instrucciones y que desorganizan la clase.

Los niños construyen su identidad y su autoestima a partir de lo que le reflejan los demás de sí mismo. El niño con dificultades de este tipo, recibe del medio una imagen negativa, él mismo se considera malo, al tiempo que descubre que eso le trae también algunos beneficios, como el miedo de sus compañeros o sus risas cuando adopta el rol de payaso.

Es importante diferenciar la agresividad (intención de hacer daño) de la impulsividad (dificultad en controlar sus impulsos). Su impulsividad los hace estar siempre metidos en líos y peleas.

Muchos niños impulsivos son catalogados de agresivos, causándoles de esa forma un daño considerable a su personalidad. Si no son comprendidos y debidamente tratados, estos niños terminarán siendo realmente agresivos por los continuos ataques que reciben y por su identificación con el rol del malo asignado por los adultos y otros niños.

El pronóstico sin tratamiento no es bueno, derivan en trastornos de conducta, trastornos depresivos y consumo de sustancias. Con tratamiento, en el que participan padres y maestros, existe mejoría, principalmente en los síntomas asociados, a la vez que mejora la calidad de vida familiar.

Comorbilidad

La comorbilidad está dada por otros trastornos que coexisten con el TDAH o que son provocados por éste en la evolución del mismo. Los trastornos asociados empeoran dramáticamente el pronóstico, por lo que hay que atender a los elementos pre-disponentes como: Desmoralización (el niño sufre el rechazo de sus compañeros y sus fracasos académicos y sociales, baja-autoestima, construcción de identidad negativa o inestable (“soy malo”, payazo), aparición de mentiras y engaños, elementos de inseguridad y ansiedad y crisis en el funcionamiento familiar.

 

Tabla I Comorbilidad del TDAH

60%

Trastorno negativista-desafiante

20 – 40 %

Trastorno de conducta disocial

20 %

Ansiedad o depresión

 

 

 

Más información:

 

Tel. 664 560 502

E-mail. fbryt@hotmail.com

 

Fernando Bryt

Psicólogo y psicoterapeuta

 

Sistema coaching

 

 

 ©Programa Convivir.

Promoción de salud mental en la comunidad educativa, 2002 -2006